jueves, 30 de julio de 2015

Gárgolas, seres fantásticos o figuras arquitectónicas.

En esta oportunidad quiero referirme a las míticas criaturas, las cuales hacen parte de la arquitectura gótica, llamadas "Gárgolas", de la palabra proveniente del francés "Gargouille", la cual significa: Garganta. Estas criaturas, quienes me han cautivado desde hace un largo tiempo, hacen parte de toda una estética, la estética de lo grotesco, - de la cual estaré hablando en otra oportunidad -, ya que como ustedes saben el Gótico se caracterizo por ser llamada la arquitectura Barbárica y grotesca de su tiempo.


Entrando en materia, las Gárgolas fueron creadas con el objetivo de guardar en el templo y atemorizar a los pecadores. Aunque existe otra teoría, la cual afirma que estas criaturas protegían las catedrales del maligno, llamado ángel caído, más comúnmente conocido como Satanás o Lucifer; quién alguna vez fue el ángel preferido de Dios, llamado Luzbel. Adquirieron un curioso rasgo distintivo: las figuras eran netamente grotescas, para así generar una sensación de miedo y terror. También se dice dentro del mito,  que las gárgolas tienen la propiedad de tener vida cuando se anoche y que la luz del día las hace convertir en piedra.


La leyenda francesa cuenta que a principios del siglo VII, el dragón Gargouille, quién vivía cerca al río Sena, devastaba periódicamente la región. Entonces Romanous, un sacerdote cristiano, dominó a la bestia con la señal de la santa cruz y lo llevó a Rouen. A Gargouille se caracterizaba por sus malos modales: tragaba barcos, destruía todo aquello que se interponía en la trayectoria de su fiero aliento, y escupía demasiada agua, tanta que ocasionaba todo tipo de inundaciones.
Los habitantes del cercano Rouen intentaban aplacar sus accesos de mal humor con una ofrenda humana anual consistente en un criminal que pagaba así sus culpas, si bien el dragón prefería doncellas.


La Gargouille fue quemado en la hoguera, excepción hecha de su boca y cuello que, acostumbrados al tórrido aliento de la fiera, se resistían a arder, en vista de lo cual, se decidió montarlos sobre el ayuntamiento, como recordatorio de los malos momentos que había hecho pasar a los habitantes del lugar.

Durante la Edad Media, las gárgolas se utilizaron como desagües y sumideros a través de los cuales se expulsaba el agua de la lluvia, evitando que cayera por las paredes y erosionara la piedra.
Es esta la utilidad a la que se refieren todos los idiomas europeos, cuando idearon palabras para designar estos apéndices arquitectónicos: el italiano gronda sporgente, frase muy precisa, arquitectónicamente hablando, que significa "canalón saliente"; el alemán wasserspeider, que describe lo que una gárgola puede hacer, esto es, escupir agua; el español gárgola y el francés gargouille, que derivan del latín gargula, garganta; o el inglés gargoyle, derivado de los dos anteriores.

Lo que muchos no saben, es que este tipo de criaturas, no existieron solamente en la Edad Media dentro de la arquitectura; si no que también estas gárgolas han hecho parte de civilizaciones como la Egipcia, la Griega y la Romana. Antes la visualización de éstas, eran a través de las imágenes como el león, el perro y el águila. Los arquitectos las utilizaban como aditamento práctico dentro de las construcciones. En Egipto las esculpían en forma de león, para que su fiereza protegiera las construcciones del Dios Seth y sus castigos en forma de tormentas. 


Ya que estoy expresando ya la parte arquitectónica de las gárgolas, éstas no son más que un sistema para canalizar el agua lluvia la cual es expulsada a cierta distancia del edificio para que no dañe la piedra, o el mortero con que se unían los bloques nada más prosaico. Lo normal es que en la espalda de la gárgola se tallara un canal por el que el agua llegara a la boca, y desde ahí al suelo a la mayor distancia posible, y por eso éstos tienen largos cuellos. 

Siempre recordaré el ver estas gárgolas en la Catedral de NotreDame, esa imagen no se me borra de la mente. Para mi seres fantásticos o no, son fascinantes a la vista. A manera personal, estas esculturas me han parecido ángeles que se resguardan de la oscuridad por medio de su estética tenebrosa y macabra. Pienso que las Gárgolas siempre serán enigmáticas y respetadas, ya que simbolizan toda una creencia. Los protectores de las almas. 

Dentro de la cultura popular, en los años noventa existió una serie con este nombre: Gárgolas y era muy interesante ver y oír a estos monstruos en un contexto más afable y divertido. Lo curioso era que estas gárgolas protegían al ser humano. Y sobre todo, era para niños. Me encantaba. Aquí les dejo el primer capítulo en español. 



Un asesino en serie es atrapado después de una persecución de tres años y jura que un espíritu maligno es el responsable de las muertes. Cuando los asesinatos continúan mientras está en la cárcel, la batalla de Mulder con un ex-compañero de la academia se vuelve más fuerte cuando sugiere que puede haber algo paranormal involucrado, donde las gárgolas toman un papel importante dentro de la historia. 



Para terminar, siendo o no cierto las leyendas, las historias detrás de estas criaturas, lo cierto es que son figuras arquitectónicas que seguirán siendo parte de nuestra subcultura gótica; debido a que ellas hacen parte de nuestro universo e imaginario. Algo que no podemos negar: Oscuridad y Luz siempre van de la mano. 

Que tengan felices lunas,